“No son los más fuertes los que sobrevivirán, sino aquellos que pueden gestionar mejor el cambio ” esta cita me resonó bien cuando nos golpeó la crisis del COVID-19. Teníamos claro que para sobrevivir, necesitamos adaptarnos, innovar y pensar fuera de la caja.

En las últimas 4 semanas, ejecutamos en múltiples frentes y estamos compartiendo algunas experiencias que pueden ayudar a otras personas privilegiadas como nosotros, que pueden operar de forma remota.

Clientes: Viviendo de acuerdo con uno de nuestros valores: el enfoque en el cliente, nos enfocamos en las necesidades centrales de nuestros clientes mediante la creación de una cartera de respuesta COVID-19: conectividad, productividad, protección del usuario final, respuesta a incidentes y conciencia del usuario final .

El equipo de ETEK respondió rápidamente a las necesidades urgentes de trabajo remoto de nuestros clientes e implementó soluciones VPN para más de 40 clientes. Para los clientes con limitaciones de infraestructura, proporcionamos una solución #Netfoundry #SASE basada en la nube y de confianza cero. Hicimos más de 5 POC y permitimos que 2000 usuarios trabajaran desde casa, en 2 grandes conglomerados en 3 días. El grupo de trabajo multifuncional se adaptó a las solicitudes urgentes del cliente.

A medida que aumentaba el número de incidentes y amenazas, era importante ayudar a los clientes. Nuestro equipo de asesoría ayudó a los clientes a tomar decisiones informadas rápidamente, aprovechando ETEK Security Labs. ETEK organizó 7 seminarios web para clientes sobre conectividad, productividad, protección del usuario final, respuesta a incidentes y conciencia del usuario final. Tocamos a más de 200 clientes en 4 semanas. ETEK continúa expandiendo nuestras ofertas “como servicio”, lanzando WAF, IAM como servicio y servicio de migración a la nube para mayo de 2020.

ETEK emitió pases de servicio esencial a todos los ingenieros en el sitio para atender cualquier emergencia del cliente, mientras trabajan de forma remota.

Empleados: Una vez que vimos que el número de casos de COVID 19 aumentaba el 13 de marzo, decidimos trabajar desde casa, una semana antes del cierre completo ordenado por el gobierno. Las huelgas en Colombia nos habían preparado mejor para esta eventualidad.

El equipo experimentó algunos problemas en la primera semana. Sin embargo, la mayoría de los empleados respondieron bien. Para mi sorpresa, la productividad de la organización aumentó, el equipo estaba enfocado y era efectivo. Organizamos múltiples reuniones de toda la empresa, conectando a 240 empleados en Colombia y Perú, discutiendo la situación, abordando los temores y cómo estamos respondiendo a la crisis.

El equipo de RR.HH. cambió de marcha y lanzó nuevos programas de bienestar como Yoga y Meditación. Mientras tanto, el enfoque continúa para ejecutar de manera agresiva programas de capacitación y desarrollo específicos para cada función en línea con la nueva visión de la organización.

Equipo directivo: Al principio, me resultó difícil no tener límites entre la familia y el trabajo. Todo el equipo de gestión se extendió a trabajar entre 14 y 16 horas al día. Realineamos nuestra cartera, verticales clave y abordamos algunas situaciones de los clientes. La gerencia decidió no despedir a ningún empleado y aceptar un recorte salarial voluntario. También decidimos implementar el trabajo desde casa como política y reestructuramos nuestro espacio de oficinas, reduciendo nuestros gastos operativos. Comunidad: Todos debemos unirnos para luchar contra esta crisis. ETEK donará el 5% del margen bruto de las soluciones de conectividad y productividad vendidas en Colombia a la Fundación Corona.

Por. Praveen Sengar